Muchas mujeres cuando escuchan la palabra Papanicolau se asustan o sienten miedo, ya que implica estar acostada y que un extraño vea la parte más íntima de tu cuerpo. Sin embargo, este estudio es muy necesario, ya que puede evitar que te enfermes o salvarte la vida.

Pero ¿en qué consiste un Papanicolau? Es un estudio que te ayudará a detectar sí hay problemas en tu cuello uterino o cérvix. No duele, sin embargo, algunas mujeres pueden presentar pequeñas molestias, ya que tu médico debe utilizar un espéculo o “pato”, para poder introducir un pequeño cepillo, y así obtener una muestra, la cual se enviará al laboratorio.

Es importante que sepas que, en algunos casos, se puede presentar un ligero sangrado y de breve duración.

El Papanicolau o citología vaginal debe realizarse a partir de los 21 años o desde que inicias tu vida sexual. Y debes acudir cada año para tu ginecólogo haga la prueba.

¿Por qué debo realizarme esta prueba?

Al cumplir con tu cita ginecológica y realizarte un Papanicolau te ayudará a prevenir y detectar enfermedades, y en caso, de encontrar algo, tu ginecólogo te dará el tratamiento médico adecuado.

Para que tu prueba de Papanicolaou o citología vaginal de resultados precisos es importante que sigas los siguientes consejos.

  • No tener relaciones sexuales, mínimo 24 horas antes de estudio
  • Evita las duchas y medicamentos vaginales mínimo 2 días antes del estudio
  • No debes estar con tu periodo menstrual
  • Si estás tomando medicamentos debes comentarlo con tu ginecólogo